Encuestas

¿Qué te parece el Contentpolis-Ampo 2009?
 

¿Quién está en línea?

Tenemos 12 invitados conectado

Últimas noticias

  • Rumbo a Chihuahua
  • Calendario 2010
  • Mi Vuelta, nuestra Vuelta

Últimas Entrevistas

  • Aitor Pérez: "Hemos demostrado ser capaces de asumir responsabilidades en carrera"
  • Sánchez Pimienta: “Demostraremos que no fue casulidad lo de 2008”
  • Eloy Teruel: "Si se cumplen los objetivos, llegaré con más moral a la Challenge"
Joomla 1.5 Featured Articles
n="right" width="100%" class="buttonheading">  
Mi Vuelta, nuestra Vuelta
Escrito por Antonio J. Salmerón   
Jueves, 24 de Septiembre de 2009 18:07

Como niños con zapatos nuevos. Así aterrizamos en Holanda allá por el 26 de septiembre. Un día antes habían arrivado a una diminuta localidad llamada Ees los auxilares, con toda la infaestructura móvil y el material. Allí estuvimos hospedados en el Hotel Eeserhof, localizado en Dorpsstraat. Cambiamos las cálidas temperaturas mediterráneas y los bañitos en el Mar Menor por una casi incesante lluvía fina y unas temperaturas propias otoñales.

A excepción de Kiko, el resto de auxiliares apenas habían coincidido antes. En éste aspecto también íbamos de estreno, aunque la buena síntonia reinó desde el principio. Pero igualmente hubo novedades en el cuadro directivo; Jesús Buendía, que fuera ciclista nuestro la temporada pasada, se subió al segundo coche como segundo director, y supo resolver con acierto el reto que representaba nuestro debú en una gran vuelta. El de Mula ha estado auxiliado por quien ha estado al frente de nuestra plantilla sub-23 y elite, Iñaki Úrroz; un navarro con pasado ciclista que vivió en Oñate y que ahora reside y trabaja en Molina de Segura. 
 

Digo ésto porque contar con un equipo de trabajo sólido y competitivo, al igual que sucede con la plantilla ciclista, es primordial si quieres que todo marche sobre ruedas, y nunca mejor dicho. Y en este sentido, tanto el cuerpo directivo como los ciclistas quedaron más que satisfechos. 

De regreso a Holanda, nos impresionó sobremanera la extraordinaria aceptación que encontramos para ser un equipo modesto y debutante. La curtida afición de estas tierras muy verdes y planas, de devocional culto a la bicicleta, nos dieron una auténtica lección de exquisito trato. Los holandeses poblaron allá por donde pisaba la carrera. Animaban al paso de la caravana ciclística con íconos variopintos referentes a nuestro país. Fue un gran acierto, mereció la pena ir a tan lejos para dar las primeras pedaladas de esta 64 Vuelta a España que ellos sintieron tan propia como nosotros. 

   

Semejante estampa encontramos en lo poco de Alemania y en lo mucho de Bélgica que pisamos. Hasta nuestro extraordinario autobús -cortesía de Irizar- lograba arrebatar a los 'grandes' equipos la atención del público que, además, nos congratulaba con su profundo conocimiento, casi al detalle, la obra y milagros de este Contentpolis AMPO Murcia que apenas lleva dos temporadas sobre el asfalto, eso sí, de más de medio mundo. Hemos de tener en cuenta que no era la primera vez, ni espero que sea la última, que éste equipo ha competido con dignidad en un ciclismo tan antagónico al nuestro como es el que acontece en los Países Bajos. Ese gran calado social y mediático que nos brindaron allí nos hacía recordar aquellos tiempos pasados para el ciclismo español. 
 

Después de haber cubierto algo más de 1600 kilómetros, previo paso y descanso en el sur de Francia, llegamos a la Península. Para la mayoría de nuestro equipo supuso un gran noticia. Salou y Tarragona nos recibió con un sofocante calor; un brusco cambio que afectó tanto a ciclistas como auxilares y demás personal de abordo. Habíamos cubierto un primer tercio de la carrera, digámos que, complicado por aquello de podía haber supuesto el prematuro adiós para alguno que otro. La lluvía, el nerviosismo de los primeros días de carrera, las características de aquellas carreteras, los contínuos 'látigos' o arreones que infringían los equipos de los velocistas, los acelerones finales .... Pero ya habíamos llegado a España, y parece como si se recuperara el sosiego apartado días atrás. 

El terreno no iba a conceder tregua alguna, porque si complicado era la carrera hasta entonces, no lo iba a ser menos en adelante. Los nuestros pronto iban a desenbainar el hacha de guerra. Ya en esa primera etapa, entre Tarragona y Vinarós, Sánchez Pimienta abría brecha con su activa presencia en fuga. Daba así el de Zafra sus primeros pasos en la clasificación del Gran Premio de la Montaña. Desde entonces, nuestros escuderos, nuestros jornaleros de la gloria plantearían batalla de principio a fin. Era nuestro cometido, es nuestro cuño de identidad, y es lo que habíamos prometido hacer. 

  

Desde el asiento trasero de coche se vive otra carrera, pero no muy distinta de la que se experimenta sobre la bicicleta e incrustado en el pelotón. Las calles de pueblos y ciudades volvían a llenarse de público. Será, quizás, por eso que los índices de audiencia no se correspondieron con los esperados o deseados. España no quiso ser menos con su Vuelta. Gritos de ánimo, motivos alusivos a corredores de la zona, banderas ... poblaban hasta el más escondido rincón peninsular. El Levante y Sur de nuestro país quiso, a la vez, reivindicar así que la afición por este deporte también existe allí. 


En mi coche, el número dos, conducido por Buendía y por Iñaki, reinaba el gran humor que emana del símpatico cordobés Rafa Castaño, alías el 'mecaniqueision', un curtido as de la mecánica que, además, amenizaba las muchas horas de trabajo que cada jornada nos deparaba.

Y es que, la faena obligaba a madrugar a casi toda la expedición. La mayoría de horas transcurrían en la carretera. A la horas de carrera había que añadir tantas otras de idas y venidas a salidas y llegadas y a hoteles. Una vez allí, se inicia la prepacración del material para la jornada siguiente. Mientras que Gari, Ángel y Kiko masajean las castigadas piernas de nuestros esforzados de la ruta, el resto de la expedición realizan diversos cometidos.    

En el otro coche de carrera, conducido por Manuel López, viajaban el doctor Gómez, un ferviente aficionado que cuidaba de la expedición dentro y fuera de carrera. Desde el asiento trasero, Nelson es un manitas de la mecánica. Su pericia es tan aguda que aseguran haberle visto montar una rueda en plena desarrollo de una etapa. En su Uruguay natal y en Estados Unidos, Nelson fue ciclista profesional, ejerció como mecánico de equipos y regentó una tienda de bicicletas.

De los avituallamientos se encargaban Gari -'agur yogur'-, cuyo mayor regocijo era escuchar el casi permanente 'politono' de su móvil. Junto a los dos Ángel -'Hannibal Smith' y 'perigüeño'- con que contábamos en nuestra expedición, se encargaba de dotar a nuestros jornaleros de la gloria de alimento en la zona de avituallamiento y en cada meta. E incluso el mánager, Ortuño, ayudaba tanto a avituallar como a realizar la compra diaria en el supermercado.

No quiero olvidarme de nuestros conductores polivalentes. Kiko es quien lleva el camión-taller con las maletas de hotel en hotel. Ni tampoco de ese 'personaje' bueno que es Antonio Frutos, el 'casao' que conducía y mantenía reluciente nuestro flamante autobús. Y es que ésto es como una cadena de montaje de vehículos en la que cada cual tiene una labor específica pero otras tantas más que permiten un perfecto engranaje.

 

(Continuará) ...  

Última actualización el Lunes, 28 de Septiembre de 2009 17:23
 
José Antonio Ortuño: "Hemos cumplido"
Escrito por Antonio J. Salmerón   
Jueves, 24 de Septiembre de 2009 14:37

El Contentpolis AMPO Murcia cumplió con su aguerrida imagen durante su debú en la 64 Vuelta a España. Concluyó décimo cuarto, Manuel Vázquez fue décimo quinto y Sánchez Pimienta, tercero en el Gran Premio de la Montaña.

Sin embargo, el mánager de la escuadra murciana se lamenta de la temprana pérdida de García-Casarrubios y de Gaztañaga, por problemas de salud, y de Domínguez por accidente. "Con los dos primeros hicimos lo imposible por mantenerlos en carrera, y lo de Domínguez fue inevitable, pero nos dejó desolados".

Sánchez Pimienta fue el primero en dejarse ver, nada más pisar terreno español, camino de Vinarós. "Pérdió tiempo por un pinchazo sobre el pavés en Holanda, y ya sólo optaba para probar suerte con las fugas. Él fue quien abrió el camino para los futuros intentos de Pérez Arrieta y de Palomares, aunque para ser más exactos, todos probaron fortuna; Benítez lo intentó en casa, en Xátiva. Estoy convencido de que hemos cumplido con lo que se esperaba de nosotros, de una plantilla muy combativa, pero sin un líder definido, aunque lo de Vázquez ha sido una agradable sorpresa, y aún así, fue quien pudo habernos dado el primer triunfo camino de Ávila. También estuvieron cerca Sánchez Pimienta en Velefique y Palomares en La Pandera".

Ortuño también destaca la vertiente 'llegadora' del Contentpolis AMPO Murcia en La Vuelta. "Pacheco fue segundo mejor español en las llegadas en Holanda, ante un plantel de velocista extraordinario, en el que sólo faltaba Cavendish, y ya en España, fue quinto en un par de llegadas, siendo mejor español".

Última actualización el Jueves, 24 de Septiembre de 2009 18:02
 
Serrano, lejos de los mejores
Escrito por RFEC   
Miércoles, 23 de Septiembre de 2009 14:41
  Rafael Serrano, en el puesto 28, ha sido el español mejor clasificado en la contrarreloj sub-23 que abría los Campeonatos del Mundo de Mendrisio, disputada sobre 33,2 kilómetros, mientras que el otro español, Aser Estévez, acababa en el puesto 47, cediendo respectivamente 2-28 y 3-19 respecto al vencedor, el australiano Jack Bobridge, que rodó a una media de 48,887 kilómetros por hora. 
Leer más...
 
Más artículos...
  • Domínguez evoluciona favorablemente
  • Serrano salta a la rampa de salida en Mendrisio
  • El Contentpolis AMPO Murcia regresa a Chihuahua
  • Cronometrada elite y sub-23
<< Inicio < Prev 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 >>

Página 2